7 buenas prácticas para captar información del usuario sin ser invasivos

Gerardo Jimenez

abril 1, 2022

En la era digital, los datos se convirtieron en un recurso fundamental para los negocios, ya que pueden determinar el éxito de las estrategias de marketing y ventas. En ese sentido, recolectar información del usuario sin ser invasivos ni afectar su experiencia representa todo un desafío para las empresas.

La importancia de captar datos de los usuarios reside en que le permite a los negocios generar leads, ingresar a los clientes potenciales en el embudo de ventas y optimizar los canales digitales en función de las características de los consumidores.

A medida que aumenta la preocupación por brindar una experiencia óptima y por resguardar la privacidad y la seguridad de la información, la recopilación de datos exige la implementación de buenas prácticas por parte de las empresas.

En este artículo te explicaré cuáles son los mejores métodos para captar información del usuario sin generar puntos de fricción ni relacionarte con prácticas poco honestas.

1. Ofrecer contenidos descargables

Una de las mejores alternativas para obtener datos dentro del Inbound Marketing es incorporar materiales descargables en el plan de contenidos. De esa forma, es necesario crear un formulario web en el que los usuarios brinden su información para poder recibir el contenido.

Al llenar el formulario, el usuario deja su nombre y su mail, pero esto puede variar dependiendo el tipo de material y los objetivos de la empresa. Por ejemplo, en los negocios B2B (business-to-business), podemos pedir otros datos relevantes como el nombre de la compañía en la que trabaja el usuario y el cargo que ocupa en la misma.

Por lo general, debemos diseñar una landing page específica para el formulario, aunque también podemos incorporarlo a otras páginas web e incluso crear una ventana emergente (pop-up) en el que el usuario pueda brindar su mail y así recibir el material.

En cuanto al tipo de contenido, las opciones son infinitas: puede tratarse de una guía, un ebook, una plantilla o una presentación audiovisual. Lo importante es diseñar un material que sea de valor para los usuarios y que tenga sentido dentro de la estrategia de contenidos digitales.

2. Usar herramientas de analítica
Las herramientas de analítica web y de redes sociales (social media analytics) son esenciales para recopilar y analizar los datos de los usuarios.

A partir de distintas métricas web, podemos conocer información del usuario como el origen de su visita, el dispositivo que usa, el tiempo que estuvo en el sitio web y las páginas en las que navegó.

Además, la analítica web nos permite hacer un seguimiento de los usuarios que visitan el sitio más de una vez, a partir de las cookies del navegador. Sin embargo, para implementarlas es necesario aplicar políticas de privacidad claras y que el usuario dé su consentimiento para brindar sus datos.

3. Desarrollar campañas de mailing

Otra práctica efectiva para construir una base de datos de clientes potenciales es crear un boletín o newsletter, es decir, una publicación periódica que los usuarios reciben en su casilla de correo electrónico.

Para suscribirse a un newsletter, los usuarios deben identificarse y facilitar su mail a la empresa, a través de un formulario o creando una cuenta en el sitio web o aplicación móvil del negocio.

De esa forma, las personas aceptan recibir comunicaciones de la empresa en su mail y demuestran interés en la propuesta de valor del negocio. Así, podemos apelar a la analítica de email marketing para recopilar datos de los suscriptores, crear segmentaciones y campañas personalizadas para cada tipo de cliente.

4. Realizar encuestas

No hay mejor forma de conocer cierta información de los usuarios que preguntándoselo de forma directa. Así, una buena alternativa para obtener datos valiosos de los consumidores es crear encuestas o cuestionarios.

En la actualidad, gracias a las encuestas online, diseñar los cuestionarios es mucho más barato y sencillo en comparación con los métodos telefónicos o presenciales.

En entornos digitales, las encuestas nos permiten capturar la información básica del usuario que responde —como su edad o lugar de residencia—, e integrar esos datos con sus respuestas. Entonces, es una herramienta ideal para construir perfiles de clientes y usar la información recabada con el fin de optimizar nuestras estrategias comerciales.

5. Hacer sorteos y concursos

Ofrecer incentivos a los consumidores, como premios y descuentos, implica una mayor posibilidad de que brinden su información. En ese sentido, organizar sorteos y concursos puede ser una buena forma de incorporar la gamificación en la estrategia comercial, fomentar la participación de los usuarios y, al mismo tiempo, captar su información.

En definitiva, se trata de incorporar técnicas que aúnan el marketing y las ventas, en pos del engagement, el reconocimiento de marca y la ampliación de la base de datos:

  • Sorteos
  • Rifas
  • Suscripciones por cupones de descuentos o acceso a contenidos exclusivos
  • Competiciones
  • Juegos.

6. Diseñar una estrategia CRO

Además de implementar los métodos adecuados para captar información del usuario, es esencial abordarlos a través de estrategias de optimización de conversiones (CRO, por sus siglas en inglés). Como indica su nombre, el CRO busca mejorar la tasa de conversión de un sitio web. En ese sentido, podemos incorporar un enfoque CRO para aumentar el porcentaje de usuarios que brindan sus datos en los canales digitales corporativos.

Cada vez más empresas le prestan atención a la optimización de conversiones, ya que implica un abordaje integral dentro de las estrategias digitales.

Por ejemplo, a través del CRO podemos mejorar la usabilidad y la experiencia de usuario (UX) de nuestras plataformas digitales, como también el posicionamiento en buscadores (SEO). En definitiva, se trata de fomentar la captación de información, a la vez que mejoramos la calidad de los canales digitales.

7. Integrar los datos al CRM

Una vez que contamos con los datos de los clientes, tenemos que saber gestionarlos. Por eso, es importante implementar una herramienta de CRM (customer relationship management) e integrarla a los canales digitales del negocio.

Un sistema CRM nos posibilita tener una base de datos centralizada, facilitando la organización y el análisis de la información disponible. Asimismo, se trata de una tecnología ideal para automatizar procesos, optimizar las tácticas de marketing y mejorar la atención al cliente.

Ya conoces las mejores prácticas para recopilar información del usuario respetando políticas de privacidad éticas y sin afectar su experiencia de navegación. Solo así podrás aprovechar al máximo los datos de los consumidores sin dañar la imagen de tu marca ni poner en riesgo la confianza de los clientes.

No te pierdas de nada

Deseamos que siempre estés informado de los temas que están en tendencia. ¡Te invitamos a suscribirte a nuestro newsletter al final de este artículo!

 

Regístrate

Y recibe nuestro contenido más reciente.